Te comparto esta reflexión en mi último viaje a Mérida, México. Esta vez, me está grabando mi hija. Le he pedido que me haga esta grabación que tiene que ver con lo del éxito que hablaba el otro día: la capacidad de socializar.  Como ves, recurro de nuevo a la analogía del descubrimiento de la luna. Me parece que es una buena manera de poner más luz a temas de interés, complejos a la hora de abordar.

La capacidad de socializar es un elemento a mi juicio indispensable para alcanzar el éxito. Os lo quiero contar porque un cliente me lo pregunto el otro día. ¿Tú crees que para ser exitoso es necesario tener una gran capacidad de socializar?

Estar en otros para vernos a nosotros mismos

Yo no me había planteado una definición o una explicación de por qué es importante. Y, le estuve dando vueltas.  Recordé la historia de que cuando los hombres descubrimos la luna por primera vez. Fue cuando nos dimos cuenta que estábamos viendo también por primera vez la tierra.

Me parece que es un ejemplo bonito que puede ilustrar lo que entiendo que nos pasa a las personas cuando nos relacionamos con otras personas. Necesitamos de esa relación, de esa comunicación, del estar en los otros, para vernos a nosotros mismos. No solo vernos. Sino descubrir lo que hay en nosotros, qué necesitamos poner en la vida.

La importancia de relacionarnos con los demás

De ahí, es la explicación que yo le digo a mi hija y que me ha parecido siempre tan importante: el relacionarnos con los demás. Es en los otros que descubrimos aquello de nosotros mismos que necesitamos poner en el mundo, en la vida

Esto es lo que quería contar rápidamente y una forma fugaz. Fijaros qué entorno más maravilloso. Aprovecho para enseñároslo con mi hija. Estas ruinas son una preciosidad. Nada más, os seguiré contando cosas del éxito y de la vida.

Disfrutar mucho.

¡Chao!