¡Al trabajo se viene llorado de casa! - Ignacio Isusi