Anécdota de la Vida Matutina y divertida en el banco - Ignacio Isusi