Autobombo: un bonito mensaje que he recibido - Ignacio Isusi