Coaching, una cuestión de amor