¿Cómo hacer una entrevista de trabajo?

Aquí estoy en mi paseo matutino, un día más. Hoy, te quería hablar de un error frecuente que observo que se produce en las entrevistas de trabajo. Te lo digo por si te puede servir de alguna ayuda a ti o a alguien que tú conozcas.

La autenticidad en el relato de la entrevista de trabajo

Hay profesionales que suelen acudir al coaching para averiguar que está fallando en las entrevistas a las que se presentan en busca de un puesto. Sobre todo, cuando parecieran ser los candidatos perfectos para la posición. Hacen muchas, pero nunca acaban de cuajar. No encuentran el fallo. No saben lo que está pasando.

Yo les pido que me cuenten de forma literal cómo ellos se están comportando en la entrevista, qué les preguntan y qué responden de manera literal. Es increíble, pero de verdad, te aseguro que cuando uno escucha con atención, detecta bien en el gesto, bien en la voz o bien en el relato que se cuenta algo que no es del todo creíble.  Algo extraño, algo raro, algo que me desconecta de la narración que yo estaba escuchando, de la coherencia que observaba en la persona. Hay una incoherencia. Hay algo que me suena como a mentira, no hay una autenticidad.

¿Cómo contar un relato creíble?

Cuando hago este ejercicio y les pregunto insisto en esa parte. Y, al final, acabo detectando que efectivamente la historia no es tal cual la han contado. Claro, que ¿cómo voy a contar esto? Porque la realidad muchas veces tiene que ver con el cambio de empresa. “Me echaron porque cometí un error, porque mi jefe era una persona con la que no me llevaba bien porque era un tirano, por lo que fuera…” Hay una historia detrás que es la que a suena real.

Fijaros que, evidentemente, lo que suelo aconsejar siempre es nunca mentiras piadosas y sí verdades piadosas. Sobre todo, ser muy honesto con el relatar como he vivido yo una circunstancia, sin buscar culpables. Es verdad que yo puedo haber cometido errores, pensando en esa salida de un trabajo anterior. Hay que ser muy cauto, muy inteligente y muy valiente para poder trasladar con honestidad lo que entiendo que falló en mi anterior trabajo si es que cuento porque me fui o porque me sacaron.

Un ejercicio práctico para mejorar la entrevista de trabajo

Más allá de esto, que a veces cuesta hacerlo solo, te animo que hagas un ejercicio que propongas hacer este ejercicio a la persona que lo pueda necesitar. Que hable con una persona que le quiera bien, alguien de su confianza, marido, mujer, hermano, amigo, ex-compañero de trabajo y que le traslade este relato de cómo aconteció la entrevista de forma literal.

Te puedo asegurar que esa misma persona, va a encontrar ese momento en el que la historia no es creíble. En la historia hay algo raro, hay algo que no es del todo honesto. Ya, desde ahí, vas a ver qué fácil va a ser construir con honestidad un relato acorde con uno mismo, con lo que pasó y con lo que sin duda la otra persona quiere escuchar, si es una persona también honesta y está buscando precisamente esa honestidad.

Sólo es eso, no es magia. No pretendo que esto sea no sé un truco en el que irremediablemente uno lo vaya a hacer ya bien en su próxima entrevista lo vayan a contratar. Pero, sí, te animo que reflexiones sobre ello. Creo que quizás descubres o pones luz en algo que pudieras mejorar.

Nada más. Cuídate mucho. Espero que tengas un gran día.