Anoche mi mujer y yo nos fuimos a dormir con la duda existencial de: ¡cómo se dice en inglés «cubre canapé»!

Es que las patas de la cama de la universidad de nuestra hija mayor quedan «cara vista» ? y a mi querida madre (que en paz descanse), le daría un soponcio al contemplar la afrenta estética ? del dormitorio de su nieta.

Mi madre decía que en la comida «mejor poner una jarrita para el agua. Que se empieza con la botella de Font Bella y se acaba comiendo sin camisa». ? Y las camas, siempre con cubre canapé.

Durante la cena hablábamos con nuestras hijas de la importancia en la vida de tratar de ir a mejor, nunca a peor. Y que hasta las normas de educación son una conquista que no debe denostarse. Aunque ahora esté de moda tirar por la borda todo lo que remite a viejo, sin considerar que los usos y costumbres bien asentados, no son siempre fruta de la casualidad ni de caprichos cursis, burgueses o pijos. Muchas veces, tienen que ver con la consideración y el respeto a uno mismo y a los demás. También con la sensata comodidad y practicidad cotidiana del saber vivir bien.

Ya sabes que solo es mi reflexión muy personal.

Hoy desde el humor. Solo eso. Disfruta del día y pon un cubre canapé a tu cama ?.

Gran abrazo.