Ayer pasé un día maravilloso que recordaré toda mi vida. Caminé durante horas con mi mujer y tres hijas por el cauce de un río espectacular (Virgin River, en Zion, Utah).

A primera hora alquilamos un calzado apropiado para el agua y allí conocí a Taylor, un joven mormón, simpatiquísimo que se tiró un año predicando entre Barcelona y Las Arenas (Getxo). Me dijo en perfecto español que “ama España” y que su novia también, aunque ella tiene “acento chileno”.

Donde encontrar el AMOR de tu vida

Ya en el río, mi mujer le pregunta a nuestra hija adolescente, Carmen, que por qué se ha vestido “tan mona”. Su respuesta “mamá, como dice el abuelo –“nunca sabes dónde vas a encontrar al amor de tu vida”-. ?

Nos bañamos en el río, tomamos unas manzanas rojas buenísimas de aperitivo y comimos un sándwich de jamón y queso espectacular “made at home ?”.

En el shuttle de regreso al coche, mi compi de asiento, un gringo octogenario entrañable, me cuenta que la Familia es “lo más importante”.

Y antes de ir al hotel, mi hija mayor, Cristina, propone tumbarnos juntos a la sombra de unos árboles preciosos. Y nos tumbamos en la hierba y nos quedamos los cinco en silencio mirando al cielo y a los árboles, disfrutando… en familia.

 

Te lo quería compartir. Disfruta del día.