Hoy, en mi paseo matutino, quiero reflexionar sobre la familia. ¿Qué valor le das a la familia? ¿No te hablas con tu hermano, con tus padres, con una hermana, con un hijo o hija, un cuñado o cuñada…?

Ahora que se acercan las Navidades, creo que inevitablemente todos vamos a recordar a cada miembro de nuestra Familia. Para mí, la familia siempre ha sido y sigue siendo un eje vertebrador de mi vida y una fuente de alegría.

La Familia: Los desencuentros familiares son muy abundantes

Quería hablar de la familia porque, en mi experiencia profesional, observo demasiado frecuentemente que los desencuentros familiares son muy abundantes. Hay muy pocas personas que no se hablan con un padre, con una madre, con un hermano una hermana. Eso, a mí, me provoca mucho dolor y tristeza. Me da mucha pena porque, aunque uno a veces quiera pensar que bueno yo no me hablo con mi madre o con mi padre con mi hermano, pero eso ya está, es agua pasada. Y, además, nunca más voy a volver a hablar. Lejos de pensar que uno no sufre, yo detecto siempre muchísimo dolor.

¿Cómo liberar la ira o el enfado?

Hace tiempo me recordó un gran amigo psiquiatra la idea de que, para que entre la paz en el corazón de alguien, es necesario que primero se libere la ira, el enfado. Otra cosa es cómo se hace esto.

Creo que él verbalizarlo, el escucharlo por ejemplo o el hablar de este tema, como yo estoy haciendo ahora, puede contribuir. Igual, si eres de esas personas que está en desencuentro con algún familiar igual te ayude a darle un pensamiento. Quizás te ayude a buscar soluciones, a reenfocar de otra manera el tema o a acercarte a esa persona. ¡Ojalá!

Si este mensaje que yo estoy mandando sirve sólo para que una persona, para que tú, por ejemplo, cojas el teléfono ahora y llames a esa persona con la que no te hablas o con la que hace mucho tiempo que has perdido el buen feeling por un desencuentro y le pongas remedio. Si lo haces, para mí, eso ya sería en sí mismo una conquista. La vida es muy corta. ¿Merece la pena seguir con este enfadado?

¿Y si tu relación familiar es perfecta? Cuídala día a día

Si tu familia o tu relación con tu familia es perfecta, es idílica, porque no también aprovechar para afianzar esa relación, para seguir cuidándola, para seguir agradeciendo, para seguir queriendo, para seguir demostrando el amor del que yo hablo tanto. Aprovecha la oportunidad para decírselo y así seguir cuidando del amor familiar.  El amor es un nexo, un común denominador de casi todas mis reflexiones. Creo en el amor. Algunos piensen que igual soy un cursi. Seguramente lo soy.

Gracias por seguirme

Por último, aprovecho para darte las gracias por seguirme, sobre todo en LinkedIN. Si eres de las personas que ha intentado contactar conmigo y ves que no lo hago, que no te acepto, es porque no puedo. Lo he dicho en alguna ocasión: tengo limitados los contactos. Sin embargo, me puedes seguir. Además, me encantará que lo hagas. Tengo que reconocer que me encanta que me siga mucha gente. Para mí, eso es una señal de que mis reflexiones contribuyen a provocar impactos en la dimensión que sea. Eso beneficia a muchas personas, como entiendo que te puede beneficiar a ti.

En el fondo, como dice otro gran amigo mío creo que es lo que casi todos pensamos. Él me dice: “Pero solo que tú te atreves a decirlo”.  Bueno, yo me atrevo a decirlo.

Que tengas un gran día y desearte todo lo mejor para ti.

Cuídate.