Te comparto la entrevista de Nancy Pulencio en “Ciencia y espiritualidad” de Spanish Public Radio.

Haz click en la imagen para escuchar la entrevista:

Entrevista en Spanish Public Radio - Ignacio Isusi

NANCY PULENCIO:

Muy buenos días los saluda Nancy Pulecio Velez creadora de ciencia y espiritualidad a través de Spanish Public Radio donde se crean maravillosos programas como el que vamos a tener hoy con nosotros a nuestro invitado especial, Ignacio Isusi de origen español.

Escucharlo a él es algo extraordinario y vamos a hacerle unas preguntas. Hay una frase que yo leí de él que me parece estupenda qué dice

La experiencia de participar del desarrollo de la vida de otras personas es el más hermoso aprendizaje que experimento cada día.

Frase expresada por Ignacio Isusi y le hacemos la primera pregunta ¿de qué forma un coach como tú, Ignacio, puede mejorar los resultados de una persona sencilla o una persona compleja, un profesional?

IGNACIO:

Lo primero quería darte las gracias por invitarme.
Lo segundo, siempre me gusta decir algo que me conecta con el momento que estamos viviendo y lo que te tengo que decir es que me gusta mucho tu voz, me llega la ternura, una calidez , una caricia además del acento que a mi me gusta mucho el colombiano. Nosotros los españoles somos más rudos hablando.

Contestándote me estaba emocionando recordando esa frase que en algún momento en alguna entrevista debí decir y que tengo muy proyectada en mi corazón porque yo creo que la única manera de hacer este trabajo es acompañar a otros seres humanos a crecer en sus vidas, indefectiblemente sólo se puede hacer estando en el otro y olvidándose de uno mismo. Es el aprender a vivir desde el alma, desde el corazón del otro para poder ver desde esa diferencia que uno desde en la medida que es un observador distinto al otro cómo poder a veces complementarse y ofrecer una perspectiva una interpretación diferente en lo que el otro ve, de su forma de mirarlo.

Y con esas horas que las que todos presentamos muchas veces no acorde con nuestros sistemas, nuestras creencias, nuestros pensamientos y es desde esa capacidad de empatizar se nos debe de suponer a los coaches, como digo más que para mí una profesión, es una vocación de servicio.

Otra cosa es que uno haya hecho un oficio de eso porque hay que vivir, pero creo que esto viene después y que siendo más específico, contestando a tu pregunta, cualquiera que haya tenido una experiencia de coaching, entiende bien lo que estoy diciendo, es cuando uno experimenta un sentido nuevo, un aprendizaje respecto de una dificultad, que venía trayendo o persiguiéndole durante toda una vida, uno se libera y las piedras que llevaba en la mochila ya son menos y uno se siente aliviado, reconfortado, incluso se le inocula hasta una mayor esperanza de lo que supone el privilegio de estar vivo por decirlo de una forma poética.

NANCY PULENCIO:

Claro, porque realmente el hecho de que una persona pueda entrar dentro de nuestro corazón, de nuestro espíritu, para descubrir qué es lo que debemos hacer de una manera fuerte. Saber cómo debemos proceder en todos los aspectos, eso es algo extraordinario y por eso te felicito como coach porque realmente el hecho de que tú procedas en eso para todas las personas que entran a buscarte, que son miles, todos los artistas, los pianistas que dicen “él puede llegar dentro de mí para decirme qué es lo que debo hacer”. Es algo extraordinario y estas personas te buscan y te necesitan.

¿Cómo procedes tú, qué es lo primero que haces con ellos?

IGNACIO:

Me especialicé en el concepto del éxito

Fundamentalmente me especialicé, si se puede especializar en algo la vida, en el concepto del éxito. Es verdad que aunque trabajo con cualquier persona o cualquier ser humano que acuda a mí, me intereso siempre mucho el concepto del éxito en la vida y en concreto el éxito de personas que viven en un aparente éxito económico. Por ejemplo, pueden ser artistas, como bien decías cantantes o músicos, deportistas, directivos de éxito o familias con patrimonios importantes. Detrás de ahí, hay muchas veces mucho dinero, fama pero no necesariamente una buena capacidad para gestionar su propia vida en unos niveles de bienestar, confort, alegría, etc.

Ahí es cuando a mí me llaman. Pocas personas entienden que los que viven en un aparente éxito social, viven muchos de ellos con un profundo sentimiento de soledad y de incomprensión. Acuden a mí, o a otros como yo, que se dedican a esto, queriendo comprenderse, queriendo crecer y entender qué es lo que les pasa con sus vidas teniéndolo aparentemente todo desde lo material, notan que, como decimos en inglés, “Something is missing” algo falta, les falta crecer.

Muchas veces adquirieron por sus talentos, su edad muy temprana, crecieron en lo económico pero no en lo espiritual, no en lo que supone el cuidado del alma que yo entiendo y por supuesto también en lo mental, que es tan importante para poderse gobernar en la vida y más si cabe cuando uno tiene todo lo material y sólo lo material, muchas veces están desprovistos de confianza, de seres queridos que les quieran por quienes son en realidad, no por lo que ganan, por la fama que tienen.

NANCY PULENCIO:

Lo importante es que les puedes quitar la soledad. Porque las personas cuando entienden que una vez que pueden manejar su corazón y su alma, su espíritu, pierden la soledad porque ya están felices. Estamos felices con nosotros mismos. Entonces ese hecho de que tú les enseñes eso es algo verdaderamente extraordinario y que todos lo oigan para sepan que te pueden llamar porque los vas a cambiar completa y totalmente.

Tengo una pregunta muy especial. Es con relación a las mujeres recién casadas que tienen sus niños, cómo deben orientar a los niños para que tengan lo mejor de la vida y se unan a este mundo de buena manera y tengamos una buena juventud porque hoy en día tenemos una juventud tan difícil, ¿cómo los aconsejarías?

IGNACIO:

Falta respectar a los seres humanos más pequeños, a los niños

La verdad es que a mí, en concreto, me apasiona el mundo de las familias y el de los niños, porque creo que el mundo se cambia desde ahí, desde la infancia, tanto los sistemas educativos en los colegios, como en nuestros hogares, en nuestras casas en nuestras familias, luego está el ámbito de la empresa, también es un buen lugar para transformar a las personas, pero sin duda hablabas de las mamás y los papás,  porque quizás aquí creo que desafortunadamente subestimamos todavía mucho a los niños, nos olvidamos de que los niños tienen pensamientos y sentimientos absolutos, creemos que porque son niños sienten menos, sienten pequeño y nada más lejos. Los niños sienten la alegría, la tristeza, con la misma profundidad que la sentimos los adultos y a los niños que son puros, blancos y transparentes, creo que desafortunadamente nuestra humanidad todavía no tiene las herramientas suficientes como humanos para poder trasladar una educación que los respete en su plenitud, en su totalidad y en su dignidad. Creo que tratamos de hacer lo mejor posible con los niños pero indefectiblemente lo vamos a hacer mal, eso lo diría para de alguna manera consolarnos, no porque hacemos lo que podemos, pero creo que falta respetar muchísimo a esos seres humanos pequeñitos que son niños, que no por ser niños merecen menos consideración, ahora se habla mucho del déficit de atención de los niños, yo digo que es el déficit de atención de los padres hacia esos niños.

NANCY PULENCIO:

Exactamente, es que cuando logran comunicarse con ellos, aunque crean que están en otras cosas pero que están allá adentro.

IGNACIO:

La familia

Muchas veces, trabajo con familias e incluso mis propias hijas, que evidentemente hablaran de muchos defectos de su padre y de su madre, eso no me cabe ninguna duda porque así debe de ser, uno además es padre de sus hijas y no coaching de sus hijas o de su familia, pero fíjate, en una ocasión siendo muy pequeñita una de ellas, Carmen, recuerdo una anécdota preciosa, vino del colegio muy preocupada, Carmen no, fue Cristina, mi hija mayor, vino del colegio muy preocupada, asustada con una gran noticia que trasladarnos a mi mujer y a mí, me he fijado que los papás de mis compañeros de clase, de mis amiguitos, no escuchan a sus hijos, no les escuchan, le extrañaba, y le dije hija eso es lo más habitual que tú te vas a encontrar, que los niños no son escuchados por sus padres.

NANCY PULENCIO:

Exactamente era esa la otra pregunta que te iba a hacer. Cómo puedes mover a los padres, a los señores, para que ellos capten lo que es la importancia, porque por ejemplo tú estás completamente hecho para eso de la mejor manera y de la perfecta manera para entrar en el corazón y en el espíritu de todos los niños. Pero los hombres ellos creen que tienen que seguir adelante con esto o con lo otro o con el negocio o con la plata y eso es lo que les interesa y se les olvida la importancia fundamental para poder crear esos niños. ¿Qué les podrías aconsejar?

IGNACIO:

Para mí de los mayores aprendizajes que yo he obtenido en mi vida, los he recibido de mis hijas, estoy casi a diario sediento de querer seguir aprendiendo,  les consulto constantemente desde que son muy pequeñas. Entonces ellas se sienten en un nivel de respeto que es el mismo que yo les proceso a ellas y ellas me procesan a mí no por ser niñas su opinión deja de ser más o menos interesante, luego evaluaré y decidiré, pero esto para mí ha sido muy importante, aprender a escucharles a la escucha activa, no sólo oírles, es interpretar lo que está sucediendo en su emoción, en su corporalidad, en cómo ellos sienten, qué está sintiendo esta niña, este niño, qué está pasando con esto que vio, con esta discusión que vio entre mi esposa y mi persona, porque ellos lo ven todo y a veces hay terror y miedo a preguntarles cómo ellos viven eso que experimentan en casa, a ellos hay que preguntarles, hay que dejarles que verbalizan y que cuenten. Evidentemente son niños y deben de aprender, pero también hay que ponerles límites, yo no estoy diciendo que no haya que ponerlos, pero que hay que escucharles constantemente. Y digo respetar es respetar, es como nos gusta que nos respeten a todos y ser muy coherentes, porque lo que no podemos es estar exigiéndoles a ellos constantemente una coherencia y ellos también que estén simultáneamente viendo nuestras incoherencias respecto de lo que nosotros predicamos o les decimos y hay que estar muy atento porque cometemos muchísimos errores. Nunca subestimarlos en el considerarles de igual a igual. Yo de verdad que esto para mí es fundamental.

NANCY PULENCIO

Debe serlo de igual a igual, porque esas son cosas que seguramente los hombres que están escuchando el programa dicen cómo, no puede decir eso no, explícales cómo. Sí señor.

IGNACIO:

El hombre a veces, también algunas mujeres, hay un auto concepto un tanto narcisista, muchas veces el padre siente que tiene su verdad, una verdad inmutable, que esto es así y así se hizo siempre porque mi papá, mi abuelo…  yo me llamo Arturo como mi papá, como mi abuelo, como mi bisabuelo, entonces tratamos de trasladar toda aquella herencia adquirida como si fuera una verdad absoluta, inmutable, que no admite cambio porque aquí siempre se hizo, fíjate que paradójicamente lo único que estamos haciendo es provocar unos aprendizajes equivocados, erróneos que no han sido sometidos a un juicio crítico. Yo digo desde la autenticidad, es decir, realmente esto que yo aprendí tiene un sentido o simplemente lo traslado por una especie de amor reverencial hacia mis seres queridos y mayores, porque yo creo que la autenticidad y el ser una persona libre, sólida tiene que ver con replantearse también lo heredado y desde ahí concluir que mis juicios me pertenecen a mí, no pertenezco a los juicios míos o a los que heredé, esto para mí es fundamental, porque cuesta mucho renunciar a creencias que no son las mejores para mis hijos ni para mí. Hay que ser valiente para dar ese paso, se requiere de una gran solidez como ser humano, si se ha mirado mucho para tener la valentía de hacer este ejercicio, porque hacer ese ejercicio comporta también soledad porque nos alejamos muchas veces de quien aprendimos aquellos conocimientos que pueden no necesariamente gustarles demasiado que nos alejemos de ellos, porque consideran que es la verdad, me pongo un poco filósofo a veces.

NANCY PULENCIO:

No, es así y lo que te deja también a preguntar es que aquellas personas que con las que tú te puedes comunicar con las que quedas pleno con que esa persona captó, ella o él captó todo y ya va a tener una vida diferente por casualidad tienen alguna religión en especial esas personas.

IGNACIO:

A mí me preguntan mucho también sobre mis creencias y desde luego siempre digo me siento criatura y no es una frase mía. Alguien lo dijo antes, siento que hay algo y para mi es una creencia mía. En cuanto a mis clientes, hay de todo y hay mucha pérdida de sentido fundamentalmente, mucha gente llega desde una pérdida de sentido vital. A veces ahí ha habido creencia, ha habido una religión detrás o no lo ha habido, o sigue habiendo pero lo que hay es una pérdida de sentido de cuál es mi propósito en la vida. Creo que no hay una religión específica, hay de todo. Afortunadamente, porque yo me debo a cualquier ser humano que quiera crecer más allá de sus creencias o tendencias religiosas. No sé si me estoy contestando bien

NANCY PULENCIO:

Sí, porque además al final de todo, todos ellos aunque sean diferentes religiones y todo, al final es que Dios está arriba y que sencillamente pueden entender eso y desde que entiendan eso la vida les ayuda, les cambia, tienen otros aspectos no es verdad.

IGNACIO:

Sí bueno yo trato de moverme desde una plataforma ética no conforme a las creencias de cada uno y hay que ser muy respetuoso con eso, debo ser impecablemente respetuoso con eso, hablo mucho del amor y creo que el amor no conoce ni de fronteras ni de religiones. Creo que este es un lenguaje que lo entendemos todo y desde mi trabajo, el puente que trato de tejer para comunicarme con mis clientes, el amor es la clave y casi a veces se queda en un terreno de que ellos entiendan o aprendan a descubrir primero las herramientas que ellos tienen como seres humanos para poderse gobernar yo digo no los niveles de bienestar superior al que ellos tienen. Descubrir esas herramientas y aprender a manejarlas, ya solo con eso vamos un poquito mejor, sin entrar digo yo a temas más espirituales. Aunque realmente el trabajo de crecimiento personal está totalmente ligado con la espiritualidad. Insisto más allá de tendencias religiosas o de ser el cliché.

NANCY PULENCIO:

Sí, sí seguramente que claro que encuentras con esas personas algo muy especial. En todo caso dinos ahora cómo pueden llamarte, a qué teléfono, cómo se pueden comunicar contigo, cuánto dura un coaching. Esos aspectos les importan.

IGNACIO:

Tengo mi teléfono americano por supuesto pero tengo una web también, pero mi mail es quizás la vía más rápida, es muy fácil. ignacio@ignacioisusi.com. Me van a localizar muy rápido, porque aparece mis direcciones por cualquier lado o mi propio WhatsApp o en LinkedIn, soy una persona que escribe mucho y me puede contactar también, cualquiera que meta mi nombre en Google voy a aparecer allí en muchas cosas y va a poder contactar sin problema el que quiere a uno lo encuentra. Creo que eso siempre sucede.

NANCY PULENCIO:

Y las horas del coaching, ¿las das a las horas que esas personas tienen libres?

IGNACIO:

En la medida en que soy un coach que me ha especificado, especializado en gestión del éxito y trabajo en términos de marketing, hablar con un colectivo en público, darle un dato específico. No trabajo con todo el mundo, trabajo con pocos. Lo digo porque mis procesos normalmente duran solamente un año, estoy con un cliente durante un año aproximadamente, me veo como una vez cada tres o cuatro semanas y estoy normalmente una mañana entera o una tarde entera, siempre tratando de adaptarme, es gente que viaja, muchas o alguna vez. Muchas veces he tenido que hacer alguna sesión incluso en el aire con algún con algún cliente. Esto es un poco curioso, pero es verdad. Es evidente que la gente anda ocupada y el tiempo es oro. Trato de adaptarme. Es verdad que cobro también por ello, cobro bien, porque entiendo que se le presupone un valor a lo que yo hago, yo me desplazo allá donde me soliciten por América, Centroamérica, viajo a España también, tengo mis clientes, en Estados Unidos claro y me voy moviendo en función de donde ellos están.

NANCY PULENCIO:

Pues te felicitamos porque realmente es algo maravilloso para nuestros oyentes, que bien pueden comunicarse con Ignacio Isusi para que puedan recibir esta maravilla de tema, que necesitamos todos los seres humanos, dentro de nosotros, dentro de nuestro corazón y nuestro espíritu. Mil gracias Ignacio porque realmente yo espero que tengas ahí conversaciones con muchas personas y que podamos volver a entrevistarte más adelante, así que muchas gracias, te deseamos una Feliz Navidad a ti y a toda tu familia, niños etc.. y lo mismo deseamos a todos nuestros oyentes, mil y mil gracias, y te quiero decir que en nuestro programa se escucha todos los lunes a las 10 de la mañana y a las cinco de la tarde. O pueden las personas entrar a spanishpublicradio.org y allí pueden escuchar todos los programas que hemos grabado en el momento que deseen. O sea que todo eso ya lo tenemos. Mil y mil gracias Ignacio.

IGNACIO:

Gracias a ti por invitarme y que paséis unas extraordinarias navidades, si puede ser en familia y disfrutar, porque de esto va la vida, de vivir y disfrutar, y a poder ser en el amor. Siempre tengo que decirlo desde el amor y para el amor.

 

NANCY PULENCIO:

Exactamente, exactamente, y yo de la mano de Dios exactamente, bueno pues muchas gracias Ignacio.

IGNACIO:

Cuídate mucho, cuidaros mucho.