«FRASES HAY MUCHAS». Esta es una de las mejores frases que me han regalado.

Hace años quise ir de listillo con alguien y mostrarle su actitud errónea (o eso pensaba yo). Traté de esgrimir de mi repertorio de «frases hechas», una que me encajaba bastante bien con el acontecimiento en cuestión. Así que bien revestido mi aire de autosuficiencia, le dije a mi interlocutor:
-Mira Eduardo. Hay una frase que dice…-, él, intervino sin dejarme terminar: -Ignacio -congeló su mirada en la mía durante tres segundos y prosiguió-, frases hay muchas. Y se me paró el mundo en seco.
Entonces enmudecí y pensé: -tiene toda la razón-

Desde aquel instante, tiro poco de «frases hechas» porque, como me regaló Eduardo, «Frases hay muchas».