Soy asiduo en esto de los mini accidentes en la cocina. Hoy me limito a compartirte esta tontería mundana y doméstica, sin otra pretensión que la de dar las GRACIAS a mi mujer Marisa porque siempre ha estado a mi lado apoyándome en mi profesión y en mi vida personal. Siempre está cerca en los momentos en los que más le necesito. Es maga. Una vez me dijo “no creas que es fácil seguirte ¿eh? !! Que también hay que saber seguir”.

Pensé entonces lo importante que es en la vida también aprender a seguir a otros y lo inteligente que es mi mujer. Bueno, esto último siempre lo he sabido. Gracias por TODO.

Disfruta del día – Ignacio