¿Qué levante la mano al que le guste el yogur de coco?

Lo imaginaba. A la mayoría de los españoles nos aborrece el yogur de coco. Sin embargo, los fabricantes se empeñan en tratar de colarnos este sabor en los super, en los postres del menú de día de bares y en desayunos ¨all inclusive¨ de hoteles. Que se enteren ya las marcas de lácteos: al españolito de a pie, ni se le pasa por el paladar conceder asilo en su nevera a esta raza de yogur. Ni se resigna a tragar la indefinición de este sabor cuando es la alternativa de postre que queda en el menú del día del bareto de abajo de la oficina. Pasa directamente al café y punto. Y qué decir del desayuno buffet de hoteles…cientos de estos yogures malditos, se apilan templaditos en el ostracismo de la bandeja de la caducidad, mientras secuestran al único que sabe a limón.

La política española sabe peor

¡Españoles del mundo! Si no soportáis el yogur de coco ¿por qué os tragáis la política española que sabe peor? Menos mal que con la jornada intensiva la ingesta política de noticias del mediodía disminuye porque se sale del trabajo a las 15h. Un trabajo que a muchos les sabe a trailer repleto de toneladas de cocoteros. Solo les importa el color del dinero aunque el trabajo sepa mucho a yogur de coco.

La política española, el trabajo y el yogur de coco - Ignacio Isusi