Las llamas se desbordan desde el interior de la tostadora - Ignacio Isusi