Esta noche me encontraba en un sueño con alguien que tenía un comportamiento éticamente reprobable. No sé los detalles, pero en mi sueño era una certeza evidente, que estaba con alguien peligroso y mala persona. (En la vida real, comprobar la ausencia de valores en algunas personas, es lo que más me decepciona)

Yo le recriminaba en un despacho, la manera que tenía de actuar. Siempre conspirando y bien entretenido en la labor de mentir y engañar a cualquiera que se cruzara por su vida.

Le decía que su comportamiento era «intolerable» y que su «problema» era que nadie hasta ahora «ha tenido el valor de decírtelo a la cara». Él estaba cagado de miedo y sin argumentos. Las palabras le salían entrecortadas, como tartamudeando.

Yo veía la escena desdoblado y en un momento dado, sin apartar mi mirada de la suya, le digo: «tú problemas es que nunca te han dado dos tortazos bien dados» ?, y añado seguido «ni de niño, ni de adulto».

Y así con este diagnóstico tan primitivo me he despertado a las 5:45am. ¡Cómo es la mente que en sueños olvida las diplomacias!

Mala Persona

Ahora ya bien amanecido, me aflora la compasión post-onírica y pienso «¡qué pobres desgraciados los que se viven así, con la ética tirada por los suelos porque son malas personas!»

Malas Personas - Ignacio Isusi

Disfruta del día.