Me decía alguien a quien quiero mucho que para progresar en el mundo corporativo te tienen que gustar las conspiraciones y las intrigas. A esa fauna humana que habita en la antesala de la ética, y algún día aprenderán a no ser malas personas, le suele poner un montón besarte en la mejilla mientras te acuchilla con sigilo y sutileza por la espalda.

Malas Personas

Yo que soy bastante certero a la hora de descubrir a las malas personas, cuando los intuyo aproximarse en el mundo corporativo de la vida, en lugar de escapar, tomo la iniciativa: suelo recibirlos con mi mejor sonrisa y los abrazo con todo mi amor y tan a tope que son incapaces de sacar de sus bolsillos las manos que sujetan el cuchillo con el que me quieren destruir.

De momento esta técnica me funciona y espero que no se me agote la paciencia, que cuando me pongo, tengo un genio que desmotiva la mala acción de cualquier malvado. 😂.