Hoy te muestro un lugar bellísimo y reflexiono sobre el marketiniano concepto “CALL TO ACTION” (o llamada a la ACCIÓN). Al margen del interés que te genere el tema, te animo a que veas el paraíso que me encontré al final del vídeo. Un lugar maravilloso que suelo visitar con frecuencia casi diaria en mis paseos matutinos.

Call to Action: La llamada a la Acción

Os quería hablar hoy del Call to Action o la llamada a la acción que parece que se exige o qué es un requisito indispensable en todas las campañas, en los anuncios o en casi todo lo que hacemos. Sobre todo, en redes sociales con una vocación casi comercial.

Os digo esto porque sois muchísimos los expertos en marketing, yo no lo soy, los que de alguna forma me proponéis que debiera incorporar en estos vídeos que yo hago una llamada a la acción.  Ya lo he hecho en alguna ocasión, tratando de seguir la instrucción, pero yo pensaba en varias cosas.

Pensaba en primer lugar que en mi casa siempre hemos sido una familia en la que como decía mi padre somos más de pedir para los demás que de pedir para nosotros mismos. Creo que lo tengo bastante interiorizado.

Dicho sea de paso, también, asocio la idea del call to action a estos restaurantes y bares de zonas turísticas en las que hay millones de seres humanos tratando de empujarnos a que entremos a su interior. Debe de funcionar porque llevo muchísimos años viéndolo. Sin embargo, tengo la impresión de que cuando uno sabe lo que quiere no es necesario que nadie le diga dónde tiene que comprar o qué tiene que comprar.  Uno lo busca.

Un contenido sin vocación comercial

Por otro lado, creo que tiene mucho que ver en el caso de estos vídeos con la vocación o la finalidad de porque uno los hace. Nunca tuvo una vocación comercial o por lo menos no conscientemente sino una vocación ventilatoria de compartir mis reflexiones, mis ideas, de aprender, de divertirme.  Otra cosa es que eso tenga sus consecuencias y pasen cosas, pero creo que tiene que ver con la autenticidad, con hacer las cosas de una forma natural.

Si alguien tiene una vocación o un interés por profundizar en lo que esa persona, en este caso yo, puede estar contando, indagará, buscará y localizará lo que tenga que localizar. No hay que andar mostrándole nada de una forma evidente, subliminal o expresa. Solo quería compartirlo.

Espero que tengáis un estupendo día, que disfrutéis mucho. Insisto, en que ya sabéis que nunca me gusta decir que lo que yo hago es dogma de fe o que pretendo sentar cátedra. Simplemente tengo la intuición de que las cosas están cambiando a una velocidad vertiginosa y quizás estos conceptos del call to action se están rediseñando.  Habrá que pensar también en eso, que hay que dejar de ser evidente, simplemente de contar, de mostrar, de trasladar, de compartir y a partir de ahí surgirá lo que tenga que surgir.

Acabo de llegar a este sitio maravilloso que algunas veces he compartido y al que suelo venir casi todas las mañanas. Con esto me despido. ¡Cuidaros mucho y estar muy bien!