Uno de los pocos consejos que daría a todo el mundo, es el de salir cada día a PASEAR.

¡Más allá de los beneficios físicos que comporta para nuestro cuerpo, me sigue impactando lo beneficioso que resulta para nuestra alma.

Los beneficios de los paseos matutinos

Con los paseos conseguimos entre otras cosas, templar nuestra emoción y de esta manera, podemos observar y evaluar situaciones y pensamientos, desde una perspectiva más balanceada y equilibrada.

¡Qué bueno sería que en las empresas muchas de las reuniones y conversaciones se mantuvieran dando paseos por la calle, un parque o en la misma naturaleza, en el mejor de los casos!

¡Por favor jefes del mundo: reúnanse con sus equipos en paseos matutinos o vespertinos fuera de la oficina!. 😀

Sus reuniones serán más eficaces, eficientes y en definitiva productivas. ¡Se lo aseguro!

Muchos de sus trabajadores se lo agradecerán.

Yo tengo la fortuna de vivir en un entorno precioso y por este escenario privilegiado que te comparto en la foto, suelo pasear con mis coachees cuando trabajo en Miami. Espero que te guste.

 

Disfruta del día.