No hay como hacer preguntas a los niños. Su espontaneidad es maravillosa. Se me ocurrió preguntar a mi hija pequeña si ya sabía cuál era la misión de su vida. Mirad lo que me respondió…¡Genial! ¡Qué tiemblen los políticos!