Cuando tomé esta foto en Orlando, hace un año, pensé: «¡Pobre Miguel Angel! ¡¡¿Quién le iba a decir que Steven Spielberg visitaría su Capilla Sixtina y le plagiaría su Adán y su Creador!!?» Crear de la nada… no es nada fácil.