Anoche, después de trabajar, me puse a preparar la cena. Cuando terminé, miré al fregadero y daba vergüenza ajena. Así que decidí enfrentar el miedo y coger el estropajo. Suelo hacerme el loco y delegar esta ingrata tarea. Llevaba un rato dale que te pego a los cacharritos, cuando caí en la cuenta de que en realidad, no estaba fregando. Peloteaba en mi cabeza, entretenido con una pregunta existencial y a la vez, muy simple ¿Cómo es posible que los españoles siendo unas personas tan espectaculares en general, tengamos unos políticos tan rematadamente malos y mediocres? Me resisto a creer que son un reflejo de nuestra sociedad, porque no puede ser cierto… ¿Opiniones al respecto? Es que vivo sin vivir en mí… Ya veis, qué tonterías se me ocurren. Os acompaño imagen de momento “introspección”, minutos antes de llegar mi mujer a casa (que por cierto, casi se me cae el teléfono bajo el chorro de agua, por hacer la gracia, ufff).