Solo mandarte un saludo afectuoso y decirte que por fin estoy en mi casa y que anoche venía en el avión con mi familia de regreso a USA con un deseo inamovible en mi cabeza: “¡qué ganas tengo de dormir en mi camita!”.

Vuelta a la Cotidianidad

Después de pasar las Navidades fuera de mi hogar dando vueltas limitadas en una “minicama” , así la bautizó mi mujer ?, solo busco el reencuentro con el descanso y la paz de la cotidianidad. Te lo aseguro. Tanto polvorón me confund?

“Dj” que es como se llamaba el beagle policía del aeropuerto de Miami, rastreador de ibéricos y otras delicatessens hispanas, anoche cazaba en los fondos de la mochila de una de mis hijas, los residuos del codo de un bocata de jamón rico traído desde Madrid. ?. ¡Qué profesionalidad la del perrito! Nos libramos de la multa porque aquello olía a despiste adolescente. ¡Menos mal!

Y me acabo de despertar con el preceptivo jet lag y mientras escribo estas líneas anecdóticas, he caído en la cuenta de que la mayoría de mis posts los suelo perpetrar entre las 4 y 5 de la mañana, tumbado en mi cama maravillosa. Y que ya tengo unas ganas locas de lanzarme al día y caminar en mi paseo matutino de siempre que por supuesto seguiré compartiendo contigo también este año.

¡Por fin dormiré en mi cama! - Ignacio Isusi

En casa

Un abrazo fuerte y disfruta del día.