Siempre me ha parecido muy feo que a los jóvenes que inician sus primeras experiencias profesionales de prácticas en empresas, no se les pague “algo” (aunque sea testimonial) por el trabajo realizado (reconozco que es una opinión muy personal).

Recuerdo que en la empresa donde yo trabajaba hace veinte años, tuve a un “aprendiz” conmigo en prácticas, que se “pegaba” unos madrugones espectaculares para venir todos los días desde Bilbao a Vitoria.

Y como la compañía no remuneraban a los que hacían prácticas, yo decidí pagarle algo de mi propio bolsillo a aquel joven (se llamaba Jon) que tenía a mi cargo, renunciando a parte de mi sueldo. Para mí era una cuestión de pura ética. Nunca lo he contado hasta ahora.

Prácticas remuneradas

Es verdad que están aprendiendo y eso comporta una ganancia para ellos, pero también pienso que muchas veces se abusa de los jóvenes en prácticas que sacan trabajo adelante. Aunque sea un regalito, un recuerdo de su paso por la empresa creo que habría que hacerles, más allá de una carta de recomendación. No sé… algo ¿no te parece?

Disfruta del día.