Tengo por costumbre contactar por LinkedIn a personas que son referentes sociales, empresariales, culturales, políticos… Lo hago porque para mí representa una oportunidad de aprendizaje y de conocer humanos a priori ¿interesantes? a los que ofrecer mi ayuda (si la quieren) para contribuir a hacer un mundo mejor (son líderes presuntos) Las respuestas que me devuelven suelen ser maravillosas y a veces imprudentes. Les retratan.

Os comparto un extracto de la que recibí en nombre del Presidente de un partido político de España. ¨Gracias por contactar con el Presidente __ a través de este canal de comunicación. Como podrás imaginar, el Presidente no puede ocuparse personalmente de la gestión cotidiana de esta red social; sin embargo, su interés por conocer las inquietudes que le hacéis llegar a través de ella hace que esté debidamente informado. Además, considera parte esencial de su labor el estar cerca del sentir de los ciudadanos para no alejarse de vuestra realidad.¨

glug pensé perplejo para adentro. ¨¿VUESTRA REALIDAD?¨ Me pregunté. Hasta que los políticos no entiendan que la REALIDAD es solo UNA para TODOS (lo único que cambia es la forma de interpretarla), queridos españoles, seguiremos nadando en las aguas de la mediocridad.