Mi abuelo Santos, me decía de niño que, al alojarse en un hotel, las propinas las daba “al principio, al llegar” y “no al marcharse” (para que le dieran el mejor trato posible). Así que yo siempre que llego a un hotel (lo he contado alguna otra vez por aquí), dejo en la mesilla, a la persona que se ocupa de limpiar la habitación, una propina y una nota que dice así:

“Gracias por su tiempo y su trabajo.

Fdo. Ignacio”

Llevo muchos años haciéndolo. Sin embargo, ayer fue la primera vez que al regresar a mi habitación, en el lugar donde había dejado mi nota y la propina, encontré para mi sorpresa, otra nota de agradecimiento que decía:

“THANK YOU
Housekeeping
EUGENIA “ junto a una carita sonriendo (se ve en la foto si te fijas bien)

Un detalle que me hizo mucha ilusión 🙏. – Gracias Eugenia por tu empatía

Disfruta del día.