Esto que sientes, es la solitaria soledad del que toca la Gloria. Es el diálogo cara a cara con el alma propia, mientras ves llorar de alegría a tu corazón por el infinito esfuerzo y sacrificio realizado.

¡Aleluya Rafael Nadal!¡Aleluya!