¿Recuerdas en qué lugar fuiste muy FELIZ?

Ayer en mi avión coincidí con un ancianito muy mayor y muy entrañable. Me recordó a mi querido abuelo. Sin darme cuenta, mi mente se soltó de mi mano y salió en busca de su recuerdo.

Allí me encontré con un Helado y un Río. Y volví a sentirme muy Feliz.

Compartí más tarde mi anécdota con una persona a la que aprecio mucho. Ella me dijo: “hay que regresar a los lugares en los que hemos sido Felices”. Pensé después, que nos pasamos la vida buscando descubrir nuevos lugares en los que sentirnos felices. Cuando basta con deslizar una mirada en nuestros recuerdos de infancia, para reencontrarnos con aquel sentimiento indeleble que aún nos habita de forma mágica.

2018-07-27T10:27:19+00:00