Reflexiones sobre el talento y la mediocridad

Me ha venido una idea a la cabeza que no quería que se me fuera. Hoy os comparto una reflexión matutina espontánea sobre el talento y la mediocridad, arrastrándome por la cinta de correr.  Como me queda más de media hora, igual para cuando me baje no me acuerdo.

La mediocridad, una zona muy oscura

Venía pensando que uno de los mayores aprendizajes que yo he podido realizar este año en LinkedIn tiene que ver con aprender a diferenciar bien entre las personas con gran talento de las personas mediocres.

Ya lo sabía hacer, pero este año creo que ha sido un máster. Tengo una gran amiga que comenta cómo la mediocridad comporta una zona muy oscura. Las personas mediocres tienen una gran oscuridad que proyectan hacia afuera de forma malvada. Tratan de hacer daño, de eclipsar, de apagar la luz de las personas talentosas.

¿Cómo deben actuar las personas talentosas?

Coincido con ella. La persona talentosa debe ir a lo suyo. Deben tratar de ser muy fiel a su compromiso, hacer las cosas como considera, dejarse llevar por su voz interior, por su mejor talento.

También debe mirar de reojo, mirar a los lados para ver sí hay un mediocre a la vista. ¿Por qué? Porque a la mínima oportunidad va a tratar de dañarle. Hay que aprender a estar atentos y a vigilar esa circunstancia para que a la persona talentosa no le dañe.

La convivencia entre el Talento y la Mediocridad

Desafortunadamente, en nuestro país, y seguramente en el mundo entero, hay puestos de trabajo en los que tenemos encima gente tremendamente mediocre. Normalmente, suelen rodearse de gente mediocre, pero, a veces, no. A veces, tienen personas talentosas por equivocación. Aunque, seguramente, si descubren tu talento, lo que van a hacer es ponerte en la calle. Seguramente, tú estés jugando a jugar un papel no tan brillante, o tratas de no despuntar demasiado.

Un abrazo. Cuídate mucho. Chao.

2019-03-26T12:46:44+01:00