«¿Mamá cuándo voy a poder cruzar la calle sin que me cojas de la mano?», pregunté.

Yo tenía 5 años y cada día atravesábamos la misma calle para ir a la parada del autobús, que me llevaba a la guardería.

Recuerdo perfectamente ser consciente de que mi madre no me soltaba la mano desde que salíamos del ascensor de casa hasta llegar a la parada.

Por primera vez sentí lo que es la libertad

Un día observé que yo iba sujeto a mi madre (como cada día) y me pareció que ya era momento de saber lo que se sentía sin ir cogidos de la mano. Así que me atreví a hacer mi petición. Mamá me soltó y creo que por primera vez sentí lo que era la LIBERTAD. 😍

También me sentí orgulloso y mayor porque mi madre había confiado en mí. Al menos unos segundos, porque enseguida volvió a tomar mi mano y acelerar el paso hasta la parada 😂😂

La búsqueda de LIBERTAD ha sido desde entonces uno de mis propósitos en la vida. Muchas veces me entretengo mirando al cielo para observar a algún pajarito y siento con su vuelo, la libertad.

El éxito en la vida quizás se parezca mucho al sentimiento de LIBERTAD.

Disfruta del día.