“Decir TE QUIERO es muy fácil. Demostrarlo, es otra cosa” El viernes pasado comí con mi amigo Etienne. Casi todas las semanas vamos a un japonés que hay en Key Biscayne. Tienen un menú del día con un precio imbatible (10$)

-¿Cual es el motivo verdadero por el que creaste tu empresa?- pregunté a mi amigo por sorpresa y a bocajarro.
– Quiero ayudar a las personas – me respondió mirándome a los ojos, con la serenidad y firmeza que llevan las respuestas que nacen desde el convencimiento del alma.

Le dije que en mi experiencia, esa era la clave del éxito de cualquier iniciativa empresarial y personal.

-Ahora solo tienes que contar al mundo, que éste es el objetivo fundamental que buscas. Tu empresa será todo un éxito y triunfarás – le aseguré en plan gurú.

-No es tan sencillo Ignacio -me aclaró – Es como decir TE QUIERO. Puede resultar muy fácil. Lo difícil es demostrarlo. Pasa igual con las empresas – concluyó mientras atrapaba un trozo de atún con sus palillos.

Mucho éxito para mi amigo Etienne Gillard y los que son tan perspicaces como él. Y tienen metida en su ADN, la voluntad honesta, de ayudar a los demás porque tienen un gran corazón. Ah! Su empresa se llama Waleteros. Gracias por ser mi amigo Etienne.