Ayer fue un día muy bonito, a pesar de los 3°C con los que amanecí en Madrid. Bueno, creo que todos los días son bonitos. Depende del ángulo desde el que se mire.

Un día bonito

Me levanté contento a las 6:00am Medité, luego escribí un post. Duchita, desayuno ligero (tostada con aguacate), un poco de música clásica para preparar sesión con coachee (la última de su proceso)

Una satisfacción enorme sentir lo que ha crecido durante el tiempo que hemos caminado juntos.

Comí con un hermano, un menú de 12€ que me supo a gloria bendita (lentejitas y pechuga de pollo a la plancha)

Luego preparé mentalmente trabajo, mientras paseaba mi alma, perdiéndome entre calles abarrotadas de humanos. Mientras, me abstraía del gentío escuchando la 5ª de Mahler (me sentí como si estuviera dentro de una peli)

Luego me compré en Fuencarral 3€ de castañas calentitas que metí en mi bolsillo del pantalón, como cuando era niño.

Llegué a casa y vi en mi móvil, que los de AirEuropa me han hecho “Gold” y no sé si reírme o llorar.

Veo la noticia de la millonada “mangada” en Andalucía, y mitiga mi cabreo un whatsapp de mi hija adolescente cantando una canción que ha escrito. Le gusta inventarse letras, cantarlas y enviármelas.

Aquí va una de mis preferidas, para presumir de hija🙈.

Disfruta del día.