Quienes trabajan en el mundo de la televisión, junto con nuestros gobernantes, debieran de tomar conciencia de su responsabilidad para hacer una humanidad que sea más rica en valores.

Y la tienen por su posición dominante y capacidad de influir en la sociedad. Y toda comunidad necesita ser rica en los mejores valores porque vivir la vida en la superficialidad solo trae dificultades.

Desafortunadamente, hay programas de televisión creados con la legítima vocación por parte de sus promotores de entretener y ganar dinero. Pero por alguna razón perversa, se tolera en muchas ocasiones (e incluso se da pábulo), a un lenguaje agresivo e inapropiado..

Bajo el emblema que defiende la libertad de expresión y de que los índices de audiencia mandan, para algunos aquí vale casi todo (incluso “infantilizar” a los televidentes).

La violencia verbal que observo lleva en demasiadas ocasiones una intención de herir y lastimar la dignidad de otros seres humanos.

Hoy en mi paseo matutino desde San Francisco, te hablo de este tema. Discúlpame por el sonido deficiente debido el fuerte viento.

Disfruta del día.

Buenos días. ¿Cómo estás? Aquí estoy en mi paseo matutino en San Francisco en un día muy ventoso. El Golden Gate detrás como puedes ver. Te animo a que lo visites si tienes ocasión. Es una preciosidad.

La violencia verbal en televisión

Hoy quería hablarte muy brevemente de las televisiones. Lo quiero hacer porque vengo observando que, desde hace tiempo, en determinados programas de televisión, a mi juicio, se observa una violencia, una agresividad verbal absolutamente desafortunada.

Creo que los medios de comunicación y en concreto las televisiones tienen una responsabilidad para con la humanidad, con la posibilidad de hacer una humanidad mejor. Diría que está a la par que con nuestros dirigentes políticos. Lo digo porque su capacidad de influir es brutal.

No todo vale

Tengo la impresión de que muchos de los que trabajan en televisión, amparándose siempre en este dicho de que hay una libertad de expresión parece que todo vale.

No todo vale. Yo creo que estamos cruzando muchas rayas. La violencia verbal, yo siempre digo, a veces es más dañina que la violencia física. Y, desafortunadamente, se observa en muchos programas de televisión muchísima violencia verbal. Creo que esto es absolutamente contraproducente para hacer una sociedad mejor, más formada en valores, más rica, que tenga la posibilidad de crecer.

Solamente quería trasladarte este mensaje. Invitar a todos los que trabajan en los medios de comunicación que piensen en su corresponsabilidad para con esto que yo estoy diciendo.

No vale con decir que la gente es inteligente, que la gente ya elige qué ver y qué no ver, y que los índices de audiencia mandan. Yo creo que no. Hay que ser mucho más creativo y pensar siempre con la posibilidad de jugar a entretener y ganar dinero, pero siempre sin perder de vista los valores. Los mejores valores, los de siempre. Creo que todos sabemos cuales son.

Hay un filósofo que a mí me encanta que decía: “Mentes pequeñas, valores pequeños”. Vamos a ver si muchas de esas personas que están en los programas de televisión, dirigiendo esos programas de televisión va a resultar que no son tan inteligentes como nos habían hecho creer.

Nada más. Cuídate mucho. Que tengas un gran día. Chao.