¡A ver si ponemos orden en este veraneo! Llego al gimnasio del hotel arrastrándome de pereza y con la firme voluntad de castigarme por las cervecitas, las tortillas de camarones, bocartes, mejillones etc, etc, ingeridos ayer en el chiringuito playero “tipicalspanish”?

Comienzo mi rutina deportiva y de pronto, se sube a la cinta corredora, un ser humano armado con auriculares y teléfono. Llega malhumorado y muy enredado en una conversación de trabajo: “que si el colegio de abogados de Ciudad Real, que si la liquidación, que si el sueldo, y patatín y patatán ?. ¡Una agresión inconsciente a la paz mental de los que allí estábamos concentrados en la tarea deportiva!

Para los «Workaholic»

Que se enteren los “workaholic” (adictos al trabajo) del mundo entero: en los gimnasios de los hoteles vacacionales NUNCA, repito NUNCA, se habla de trabajo ?? y menos en voz alta. ¿Entendido?

Ya está dicho.

Disfruta del día ?